Salir de la rutina visitando el “Auberge sur la falaise” en la ciudad de Saint-Alphonse-Rodriguez

Estamos en plena transición, la nieve se derrite, las actividades de invierno se van terminando y muchos están cansados y quieren salir de la temporada del slush.
El fin de semana fui a  la ciudad deSaint-Alphonse-Rodriguez con mi hija, era su último día de vacaciónasí que aprovechamos para desconectarnos del mundo e ir arecargar energías.
Para hacerlo reservamos el forfait“L’heure du thé” en el Auberge sur la falaise. Un hermoso hospedaje que se encuentra al borde del lago Long y que nos permite disfrutar de una vista panorámica excepcional.

Al hacer nuestro registro nos consultaron a qué hora queríamos tomar el té, decidimos hacerlo de inmediato ya que eran las 3:00 pm y luego tendríamos la cena, entonces dejamos nuestras cosas en el cuarto y bajamos al restaurante donde nos estaban esperando.
La hora del té es una tradición que teníamos en mi ciudad de origen y que no había tenido la oportunidad de disfrutar con mi hija en mucho tiempo.
Lo que no sabía es que en ese Auberge cuentan con un chef y una pastelera de renombre que nos hicieron vivir durante nuestra estadía de experiencias gustativa fuera de común, con platos originales, de gran calidad y preparados con productos frescos.
La mesera nos trajo una caja con una gran variedad de té de diferentes sabores, y una vez teníamos el té servido nos trajo las delicias que pueden ver en la continuación:
Luego de haber comido todo eso, nos fuimos a dar un paseo por la zona, donde caminamos rodeadas por la naturaleza y acompañadas por la hermosa temperatura.
   
El hotel tiene una gran piscina y un jacuzzi  (ambos al interior), así que nos pusimos los trajes de baño y directo a disfrutar hasta que fuera hora de la cena.
  
Cenamos a las 8:00 pm. Al llegar al restaurante nos dieron un menú donde elegimos: entrada, plato principal y el postre.  Antes de cada plato venía otro…  “Amuse-bouche” antes de la entrada, “Le fraicheur” antes del plato principal y “Pré dessert” antes del postre.


La experiencia gastronómica fue sin igual, no recuerdo haber comido algo de ese nivel en Quebec hasta ahora.
Al día siguiente tuvimos un desayuno al nivel de las otras comidas, cabe destacar que el jugo estaba recién exprimido, el pan caliente saliendo del horno y lo que comimos…. miam!

Decidí hacer este artículo sobre el hotel porque me parece que es uno de los secretos más guardados de la región, ya que no se escucha hablar de ellos y tienen una calidad de servicio de alto nivel.
La gran ventaja para quienes deseen descubrir el restaurante, es que este está abierto para todo público, no es necesario estar hospedado.
Si quieres saber más sobre este lugar visita su sitio internet: ww.aubergesurlafalaise.com
Para ver más fotografías los invito a visitar mi cuenta en Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *